Torre e Hercules y Playa de Las Lapas

Gerión, la torre y la abrumadora

bandiera_italiana_piccola bandiera_inglese_piccola

#A Coruña, España#

Hay crisis y se nota fuerte: en las calles comerciales hay muchas empresas y tiendas que han cerrado las contraventanas. El desánimo entre los jóvenes gallegos es evidente. Hablamos de trescientos mil desempleados en Galicia. Trescientas mil personas que no trabajan. A pesar de ser una de las ciudades que más se ha expandido en la última década gracias a la industria pesquera y marítima, con su puerto y el tráfico internacional, la primera impresión que tengo es la de una ciudad que todavía sigue atada a viejos modelos de negocios que hoy no dan más seguridad, ni desarrollo y sustento. Calle Barcelona, por ejemplo, en el centro de Ronda do Outeiro, la que más o menos va desde el mar hacia el interior, no pudo resistir. De verdad, han cerrado muchas puertas. Y cada día los periódicos gallegos, de “La Voz de Galicia” a “La Opinión” a “El Correo Gallego”, no hacen más que hablar de empresas en quiebra y la pobreza generalizada. Para una de estas empresas en “fracaso”, Caramelo, está trabajando mi compañera de piso y del proyecto “Leonardo”, Francesca.

Debido a su nombre, desde el principio, he adoptado una mayor protección hacia ella. “Francesco” representa uno de los nombres más importantes de mi vida.

Porto Coruña

Francesca es Cerdeña, ama su país, su mar, su gente. Aunque vive desde muchos años en Roma. Veinte y ocho años, licenciada en Organización y Marketing por la Comunicación de Empresas a la Universidad “La Sapienza” de Roma, me da la impresión que representa el típico “buen vino en un envase pequeño”. Es ella la que me habla de Caramelo, desde el interior, el aire que respiran y la tensión interna evidente en los discursos de los empleados y en la “fuga” a casa en el momento que pasa el último minuto. Caramelo cerrará todas las tiendas en el extranjero y dejará sólo una docena abiertas en España. Es posible. De las miles de personas que estaban trabajando allí, hoy, en general, son alrededor de cuatrocientos, y de éstos permanecerán solamente cien.

También otra cadena de moda, Blanco, se encuentra en proceso de quiebra. Y están frente a un reducimiento de personal también grandes realidades empresariales como Renfe, la sociedad de transporte ferroviario. He conocido dos directivos de cincuenta años de Renfe que han estado viviendo muy mal los últimos meses, ya que se ven obligados a despedir personas. Despedir, muchas veces, amigos de toda la vida.

O lo haces, o te vas. Y si no lo haces tú alguien en tu lugar lo hará”.

Parece seguir viviendo y ganar sólo el gigante Inditex. Ortega, que ha hecho de Arteixo su base y su fondo de inversión sigue creciendo más y más, y representa una de las pocas empresas en aumento constante. El valor adjunto, me dice Francesca, es en el cambio del proceso de producción y en el lanzamiento al mercado, casi todos los meses, de colecciones nuevas. Para Zara, Pull & Bear, Bershka y demás, las cosas van siempre hacia arriba (mejorando). Tengo unos amigos que trabajan en Inditex y el gigante de Galicia parece no parar en absoluto. Ahora se está preparando para invadir el mercado ruso con Zara Home.

La Coruña, Museo de las Bellas Artes Jacob Peter Gowy (1615-1661)- La caida de Icaro

La Coruña, Museo de las Bellas Artes
Jacob Peter Gowy (1615-1661)- La caida de Icaro

Hoy brilla verdaderamente un magnifico sol. El verano no es verano aquí. Me dijeron que nunca se llega a los treinta grados. Hay un poco de humedad, será porque la casa está solamente a 50 metros del mar. Sólo tenemos que cruzar la calle. Y luego hay mucho viento. Siempre.

Sin embargo, en este momento tengo en mis manos un marcador que me han dado para el “Mes del libro en la ciudad que lee” que reproduce una obra de Álvaro Martínez Cebreiro titulada “La Coruña, el mejor clima de España”, 1934. ¿El mejor clima de España? Todavía me pregunto. Será que el calor no es excesivo, y tampoco el frío. ¿Pero sincero? Prefiero los cuarenta grados a la sombra de Nápoles y así. Aquí está bien, pero no es posible que a mediados de mayo, con un día soleado lleguemos al máximo de quince grados. Doy la vuelta al marcador y leo Manuel Curros Enríquez, Aires da Mina tierra. Saúdo (en galego)

¡Ouh! Meiga cibdá da Cruña,
cibdá da torre herculina,
de xeneraciós recordo máis
fortes que as de hoxe en día;
cibda que por sobre os mares
erguesa cabeza altiva, cal onte
nas túas murallas o brazo de
María Pita: ¿Qué tes nese teu
recinto, que tes prós que te
visitan, que conocerte non poden
sin que deixarte non sintan.

Despertarse en casa es muy agradable. Tengo una habitación muy luminosa. En realidad toda la casa lo es. Y luego la vista al mar es lo mejor que me podía pasar. Se puede ver todo el Paseo en su desarrollo a lo largo del perfil de la ciudad, como una serpiente que rastrea, efecto óptico aún más evidente por las personas que van y vienen. Visceralmente entra en la memoria de la gente. Y en la mía.

Creo que quedará en el cajón de mis “recuerdos” más dulces para mucho tiempo.

Desde una ventana de la casa estalla en toda su majestuosidad concreta la Torre de Hércules, símbolo de la ciudad, el faro romano más antiguo en funcionamiento del mundo. Parece que el tiempo se haya parado en esa zona. Parado en el primer siglo, cuando los romanos lo construyeron. Me da la impresión de paisaje celta, como todo el conjunto de Galicia, y se establece claramente la similitud con la cultura y el paisaje de las personas del mundo celta. La torre es patrimonio de la humanidad. Y el 27 de junio hará cuatro años desde su inclusión en la lista de la UNESCO. Es amada por los Coruñeses y alrededor de ella han nacido numerosas leyendas. El rey Alfonso X el Sabio, en su Historia de España, habló de la de Γηρυών (Geryon), el gigante que, según la leyenda, fue asesinado por Hércules. El mítico héroe griego había venido en busca del gigante que gobernó las tierras entre el Duero y el Tajo, con el fin de liberar a la gente de su inmenso poder. Gerión obligaba a sus súbditos a darle, todos los días, la mitad de la propiedad, incluyendo la descendencia. Así que las personas buscaron la ayuda de Hércules. El choque entre los dos duró tres días y tres noches, después de lo cual Hércules tuvo la mejor sobre el gigante, le cortó la cabeza y la enterró cerca del mar. Para conmemorar su victoria en el montículo había construido una torre-faro y cerca de ella fundó una ciudad a la que dio el nombre de Crunia, en recuerdo de la primera mujer que había vivido en ese lugar y de la que el héroe estaba enamorado. Hoy en día, la leyenda sigue viva en el emblema de la ciudad donde se puede notar la torre construida sobre la calavera coronada de Gerión.

Emblema La CoruñaUna leyenda que me trae a la mente la relevancia y la crisis de la sociedad moderna, la economía, especialmente la italiana en la que las personas y, en particular, la clase política, como Geryon son cada vez más exigentes pretendiendo la mitad de la riqueza producida. ¡De hecho, sería bueno si fuese sólo la mitad!

El problema es el siguiente: ¿cómo es posible que Italia, una de las diez principales economías del mundo, está siendo testigo de la desaparición de la clase media? ¿Quién “come” (dinero) no le gusta más hacerlo con el 50, 60 y distribuyendo entre la gente los 50 o 40 restante. Hoy llegamos a la relación de 80/90 a 20/10. Quien posee siempre quiere más y quien administra el dinero se lo mantiene casi todo para sí mismo. No existe una distribución equitativa. El pensamiento general de la clase política se ha adelantado también en el ciudadano común que piensa ¿si se comen todo el dinero público por qué debo pagar impuestos o redistribuir los cuatro piojos (los afortunados) que puedo ganar?

Se trata básicamente de un perro que persigue su cola.

Y lo se puede ver en todos los niveles: ¿ejemplo práctico? Mi proyecto aquí en la ciudad de la Torre.

Estoy en La Coruña gracias a una subvención de un proyecto Leonardo ganado por un consorcio de la Toscana, Arezzo Innovación, que actúa sobre el territorio coruñés y en general en toda Europa, con el mundo de las empresas, aquí a través de Integra. La bolsa/beca ofrece un período de trece semanas, incluyendo dos dedicados a un curso de español y las otras once semanas de trabajo en las empresas que operan en el campo de la profesión del joven elegido.

A cada participante se le asignan 2.765,00 € para tres meses. De este dinero, yo y las cuatro personas que fueron con el mismo proyecto, vemos líquidos solo 400 euros, que deberán cubrir los gastos de viaje, comidas y transporte local. Teniendo en cuenta que sólo el billete de avión con la compañía aérea Vueling (bajo coste) y con las fechas decididas y obligadas por ellos me ha costado 330 euro y 70 euro más para ir y volver de Florencia (también en este caso, necesariamente, para firmar el contrato)… ¿qué queda?

Para el transporte local son 3,50 euros por día y durante 20 días de trabajo son unos 70 euros al mes (para los tres meses, 210 euros). La comida tenemos que pagárnosla nosotros y no te sale menos de 5 euros al día, porque yo no trabajo a unos pasos de mi casa. La empresa que gestiona el dinero de forma directa es el Integra La Coruña, que ha puesto a disposición un apartamento, única nota positiva del proyecto. Y estoy excluyendo el hecho de que he tenido la suerte de trabajar en una empresa aceptable (pero no es el mismo para todos) y los 65,00 euros que nos han pagado para cubrir el costo del seguro y los accidentes en el lugar de trabajo.

Integra, coordinador del Consorcio Arezzo Innovación, en el territorio gallego está involucrado también en muchos otros proyectos, moviendo un volumen de negocio con los fondos europeos que van desde casas, cursos de idiomas, empresas que encuentran el personal sin coste y alentando así más y más el desvaloración del trabajo. Hoy en día, las empresas con la excusa de la crisis y la falta de puestos de trabajo no pagan a los que trabajan para ellos a veces diez horas al día. Y por desgracia, el error es nuestro, jóvenes desbandados, que aceptamos esto. El Stage debe existir sólo durante tres meses, seis a lo sumo. Después hay que poner “manos en el bolsillo”. Considerando también que firmé el contrato en el que está escrito en letras grandes que los apartamentos no están equipados con conexión a internet y hay una obligación de tramitar la documentación que se enviará por e-mail, la situación cae directamente en el ridículo. Una empresa que se mueve en el ámbito europeo y que gestiona por cada participante 2.750,00 euros, en el 2013, a jóvenes licenciados y con máster y experiencia laboral, entre 25 y 30 años de edad, ni siquiera le da la oportunidad de estar conectados, pero le envía un e-mail “zonas libres de la que puede conectarse”. ¿Y yo, tras un día de trabajo, vuelvo a las ocho de la tarde en mi casa, y con el frío y el viento que están aquí, tengo que ir a la calle con mi ordenador o cerrarme en un bar para dedicarme siquiera dos minutos a mi blog, para leer mi mail o completar un trabajo que estoy haciendo con la empresa?

¡O, simplemente, para poder hablar dos minutos con mi familia, para preguntar a mi madre cómo está y cómo van las cosas en mi tierra!

¿Me estáis tomando el pelo?

Torre de Hercules

Cambiamos de tema. Mejor…

Podría citar muchas más cosas, pero vuelvo a mi discurso, más agradable, y a la leyenda de la Torre de Hércules. La luz de la leyenda. Perderse con la mirada desde arriba significa viajar. Con los ojos y el alma. Entrar en el mundo. Lo respiras. Directo, en los pulmones. Y la gigante rosa de los vientos a los pies de la torre te ayuda a pensarte ahora transportado por el mistral, ahora por el siroco o la bora. Transportado a las Américas enfrente. Recuerdo la primera vez que estuve allí, entrando en el mundo y en mí mismo.

La primera vez que fui hasta el faro estaba en compañía de tres amigas. Había llegado a Santiago de Compostela desde sólo dos días y las chicas que vivían conmigo, que acababa de conocer, me dijeron que iban a visitar La Coruña. Me uní a ellos. Todavía me acuerdo de los kilómetros recorridos a pie desde la estación de tren hasta la Torre. Incluso hoy en día, mirando el trayecto, me pregunto cómo lo hice. Pero siempre vuelvo a mi vieja creencia de lo hermoso que es pasear y como simplemente y sólo caminando se pueden conocer las ciudades.

El paseo que llega a la Torre se convierte: los soportes de la iluminación se transforman desde el blanco al rojo. O al menos eso fue hace casi seis años. Hoy en día tienden al color naranja. El poder del sol y del agua. La fuerza de la naturaleza. Nada se le resiste.

Torre e Hercules y Playa de Las Lapas

Aquel día estuve con Silvana, Elisabetta y Silvia. Con Silvana tengo una importante relación de amistad que ha perdurado a través de los años. La última vez que la vi en Bolonia, hace más de un año. Pero las relaciones estrechas no sienten el peso del tiempo: son las relaciones que se basan en una sonrisa y una mirada, al máximo dos palabras, y ya nos entendemos. No se necesita decir “estoy bien o estoy enfermo”, ya lo se ha entendido.

De Elisabetta y Silvia guardo en mi memoria un recuerdo importante: mis primeros meses en tierra gallega solía pasarlos en su compañía. Silvana ha ido cambiando en los últimos años de una manera que no pensaba. En Santiago de Compostela fue su primera experiencia fuera de casa. Hoy Silvana vive sola en Bolonia y se divide entre la universidad y el trabajo de investigación. Silvana es de Nápoles, o mejor dicho, un pequeño pueblo en el interior de Nápoles, Marano. Y del interior son también dos de mis actuales compañeros de cuarto, Claudia y Marcos. Así era Agostino, un amigo con quien compartí la casa prácticamente durante todo el período de un año vivido en Santiago de Compostela. Santiago y La Coruña están a una distancia de ochenta kilómetros y están conectados por autobús y tren y por un buen eje de autopistas.

Mi primera relación con la “gens galega” se remonta al año 2007. Los gallegos, en el lenguaje popular, son ingenuos. Al igual que los catalanes son tacaños. Los presuntuosos, en Madrid, de los andaluces se dice que son perezosos y de los vascos que son salvajes. De hecho, yo siempre me llevo muy bien con los gallegos. Uno de mis mejores amigos es gallego. Marcos. En este período lo veo prácticamente una semana sí y una no. Mi “memoria de mosquito”, similar a la del protagonista de la peli “Memento” de Christopher Nolan a veces me hace olvidar las cosas que ocurrieron recientemente, pero recuerdo los que pasó hace mucho tiempo. Es más fácil para mi recordar momentos de antaño respecto a lo que comí ayer. Sin duda, he probado el más delicioso pastel de almendras de mi vida: viene de Viveiro, una aldea en la provincia de Lugo, en la costa (Ría de Viveiro). Antonia me lo trajo, mi profesora de Español de la Academia Lingua Viva, mujer hermosa, agradable y muy solar. Bromea con confianza y tiene una hermosa sonrisa, de esas que pone inmediatamente a gusto. Le gusta escribir y recientemente me envió una historia que me gustaría poner en mi blog. Pero ella no quiere: la llama “la timidez del escritor.” Se llama “la Transformación” y es un monólogo de una oruga que se está convirtiendo en una mariposa.

Este es el principio:

Cuando abrió los ojos no se oía ningún sonido. Todo estaba oscuro. No podía moverse: no había espacio suficiente. Tenía todo el cuerpo entumecido y el dolor recorría su pequeño cuerpo. Todos sus músculos estaban agarrotados y no se atrevía a moverlos pero necesitaba espacio urgentemente. Hacía tanto tiempo que no cambiaba su postura. Casi no podía respirar…

Cidade da Cultura, Santiago de Compostela

Eres un pensamiento sensual. Ascendente… que estorba mis pensamientos…

Anuncios

Un pensamiento en “Gerión, la torre y la abrumadora

  1. Pingback: De Eutanasiae. Lucus Augusti Ardet. Ardet Neronis Roma, Séneca está muerto … | "Core" de A Coruña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s