La ciudad de la cultura, Santiago de Compostela

¿Qué te llevas? La cultura.

bandiera_inglese_piccola  bandiera_italiana_piccola

# A Coruña, Galicia, España #

Lo único que se puede llevar a cualquier parte. La Cultura. No pesa, es ligera. Usted no necesita maletas y vale más de los veintitrés chilos que me permite la Vueling el próximo martes cuando volveré a Italia. Con la cultura eres gastable en todas partes. Donde quiera que estés anhelando ir. Hoy en España, ayer en Alemania, mañana en Italia.

Esta es la razón por la que siempre he creído que “es cosa buena y sabia” que no había nada más importante que gastar el dinero ganado para la formación y el disfrute: los dos componentes principales del elemento “Vida”. Formarse y estrechar relaciones. Contactos y cultura.

“La palabra cultura me parece gigantesca, enorme, digna de no ser molestada todo el tiempo”, son las palabras de Giangiacomo Feltrinelli, una personalidad que yo admiro en el panorama de los intelectuales italianos de la posguerra. Nacido muy rico por Carlo Feltrinelli, Marquis de Gargnano, y presidente de varias empresas (Edison y Credito Italiano, entre otros), así como titular de Ferrobeton Spa (empresa constructora), Bastogi y Feltrinelli Legnami, dedicada al comercio de la madera con el URSS. La cultura en la base de su “vagabundear”, en diferentes países del mundo, en la base de la fundación de la casa editorial de “Doctor Zhivago” de Pasternak y en la base del Premio Nobel de Literatura asignado. Osvaldo (así lo llamaban) es en el 1964 a Cuba con Fidel Castro y con Regis Debray en Bolivia. Fue detenido y, una vez puesto en libertad, consigue el “Diario en Bolivia”, la obra de Che Guevara, y lo más importante la foto “Guerrillero Heroico”, tomada el 5 de marzo1960 por Alberto Korda, una foto que más tarde se hizo famosa en todo el mundo haciendo una iconográfia de la cara del Che. Feltrinelli abraza, comparte y finanza el Partido Comunista, sueña con hacer de la isla de Cerdeña una Cuba del mar Mediterráneo, a raíz de la acción llevada a cabo por Fidel Castro y de acuerdo con los ideales de Che Guevara. Después del atentado de “Piazza Fontana”, en 1969, la editorial está abierta por la policía por su presunta financiación a grupos de extrema izquierda. Empieza a ser un clandestino. El 14 de marzo de 1972 a la edad de 45 años, Feltrinelli muere en la base de una torre ubicada en Segrate, en las afueras de Milán. Su cuerpo se encontró destrozado como consecuencia de una explosión. Aún hoy las causas de la muerte no están claras: hay quienes hablan de un incidente que se produjo mientras se estaba organizando una acción de sabotaje, mientras que, según otros, es un asesinato con la colaboración de la CIA y los servicios secretos italianos. Incluso las Brigadas Rojas abren una encuesta: desde su investigación sale que el temporizador de la bomba que mató Feltrinelli fue de tipo “Lucerna”, ya utilizada en el ataque ocurrido contra la Embajada de EE.UU. en Atenas en 1970.

Cuando creer en los ideales era creer en ellos hasta el final… Hasta la muerte. A diferencia de los actuales camaleones políticos. Problema de cultura, tal vez. O mejor dicho, tal vez una cultura sometida al poder.

Street Art in Coruna Galicia

Recientemente he comprado dos cursos de formación a distancia, la FAD que está tan de moda hoy en día, ya que te permite administrar el tiempo a disposición y tu crecimiento profesional. No importa si entras en la plataforma a las siete de la mañana o a las seis de la tarde o a las dos de la mañana. Es tu tiempo y la formación se adapta a tu disponibilidad: eres dueño de ti mismo. Y en el otro lado de la pantalla siempre hay alguien esperando por ti. Los he comprado en Groupalia, uno de los muchos canales que te ofrece ofertas inteligentes, estilo Groupon, el primero que entró en este tipo de negocio. Se puede encontrar de todo, desde sujetadores con relleno y soldadas sin juntas, bicicletas plegables, ofertas de vacaciones y de fines de semana en Sicilia o en las colinas toscanas o en las montañas del Trentino, Spa y bienestar, colchones y almohadas, lámparas, repelentes de mosquitos, productos cosméticos, prueba de intolerancia a los alimentos, cine y muchos cursos. Cursos de linguas, de ciencias de la computación, de programación. En estos campos puedes encontrar les mejores ofertas.

Y así durante dos meses he estado luchando con un curso de chino básico, tres horas al día, haciendo ejercicios todos los días y sentendome día cada día más satisfechos. A través de una plataforma accedia en este curso de la “New Training School” físicamente localizada en Cerdeña. Terminé hace dos meses. Hoy, después de tres meses me he dejado unas nociones.

El Chino Mandarín presupone un doble trabajo: aprendimiento de los miles caracteres diferentes y transliteración en Pigdyn, luego traducidos al idioma en el que se puede y desea hablar. Cada ideograma en chino corresponde a una sílaba. Me han dicho que tampoco un chino no conoce todos los ideogramas. Hoy puedo decir mi nombre, conozco los números, el verbo ser y thaber/tener. Los habituales agradecimientos y las diversas formas de buenos días y buenas noches. Estoy fascinado por el “ren” que significa “persona”. El símbolo es similar a un Ypsilon invertida y identifica a una persona como si se tratara de una figura humana con dos piernas que se proyecta hacia arriba.

El “ren”. Y propio en la persona se ha centrado el último curso que he hecho, siempre a distancia, en el tiempo robado entre el nuevo trabajo, los blogs, las marchas de noche y los afectos. En la persona y sus gestos. Los síntomas de la ansiedad, el miedo, la timidez, la mentira y muchos otros. Un curso que se ofrece en la versión con descuento, desde el precio inicial de cien euros hasta a los nueve euro y noventa y nueve centimos pagados. Wow! Penso entre mi mismo. A pesar de saber muy bien que casi siempre pasa que una cosa vale por lo que pagas. He dicho casi siempre porque hoy, en una época de crisis mundial, los precios deben caer inevitablemente mucho.

Zona Portino, Arte de la Calle, Coruna

Y así me pongo en Deezer y siguo escribiendo. Spootify, Deezer y muchos otros programas de este tipo te permiten escuchar cualquier cantante, grupo o género de música de que tienes el deseo de hacerlo. En ese momento, en ese estado (de la mente y de ánimo). Porque se sabe, la música siempre se acompaña al humor. El estado de ánimo es como una botella en el mar que en función de la corriente en la que se encuentra es transportado. Una botella con la posibilidad del libre albedrío. He estructurado mi Deezer con las carpetas donde pongo mi música favorita. Las carpetas se denominan como los estados de ánimo. Hay tristeza, alegría, pasión, ira, adicción, amor, melancolía, relajamiento. Y lo que dependiendo de cómo estoy, le doy a mi lista de reproducción el comienzo. Cuando escucho algo nuevo en la radio, en la calle, en los clubes, voy a buscar el cantante o el grupo, escucho la mayoría de las piezas y agrego a mis listas los que me gustan. Los categorizo. Listo. Musica. Escribo. Me siento Aristóteles.

Ahora, pongo Macaco, Caminaré. Y, en mi cabeza, se abre el cajón de los recuerdos con otra canción “Caminando por la vida” de Melendi. La caminata sin parar, entre experiencias de todas las formas, con diferentes personas siempre a tu lado, pero siempre con las misma en el corazón. De una vida.

Ambas clas anciones están en la lista despreocupación…

Despreocupación. Vida. Sonrisas. Las he perdido por un tiempo sin ti. Pero siempre las voy a rencontrar. Impertérrito.

La ciudad de la cultura, Santiago de Compostela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s